Los robots van a quitarte el trabajo

Está muy de moda hablar de cómo los robots van a sustituir a los humanos. De cómo seremos sustituidos por máquinas en nuestros puestos de trabajo. Hay gente escandalizada, pero yo me alegro. Es más, lo estoy deseando.
Un estudio publicado por la Universidad de Oxford en 2013 concluyó que en un intervalo de 10-20 años, el 47% de los trabajos serán realizados por máquinas en Estados Unidos. Casi la mitad de la fuerza laboral del país.
A simple vista, esto escandalizó a la gente. ¡Nos quedamos sin trabajo! Help!
Sin embargo, un estudio de enero 2019 de ManpowerGroup ha entrevistado a 19.000 empresarios en 44 países y los resultados hablan alto y claro. Los robots necesitan nuestra ayuda.
De hecho, 9 de cada 10 entrevistados confirman que de aquí a dos años planean mantener o incrementar el personal como resultado de la automatización. Esto significa que los robots van a hacer muchas de las tareas que hacemos hoy en día, y los seres humanos vamos a necesitar desarrollar habilidades complementarias para trabajar juntos.

Si nuestro trabajo lo puede hacer igual (o mejor) un robot, es que nuestro trabajo se puede automatizar. Quien dice un robot, dice un software de inteligencia artificial. Uno que pueda, no solamente hacerlo mejor que nosotros hoy, sino uno que pueda ir aprendiendo y agilizando el proceso con el tiempo.
Copiar y picar datos.
Leer una normativa.
Dar de alta en un servicio.
Cobrar en una caja registradora.
Conducir.
Siendo realistas, los cambios en España van despacio y este cambio no va a pasar de un día para otro. Nos está costando que los VTC se asienten y los pagos con contactless se limitan a 20€ sin pin. Que no cunda el pánico.
Dicho esto, conviene pensar que el futuro es imposible de predecir y que conviene estar preparados por lo que pueda pasar. Según el estudio del World Economic Forum de 2016: “The Future of Jobs”, la mitad de los encuestados* considera que la principal barrera al cambio es la “comprensión insuficiente de los cambios disruptivos”.
Si esto avanza deprisa, lo importante es aprender a renovarse y a adaptarse.
Nunca está de mal recordar que las habilidades humanas son más difíciles de desarrollar que las técnicas. Y ahí le tenemos la batalla ganada a los robots (por ahora).
Según el estudio de ManpowerGroup, estas son algunas de las habilidades que serán clave de aquí a dos años.
  • Pensamiento crítico y estratégico
  • Habilidades comunicativas
  • Capacidad para resolver problemas
  • Diseño y programación tecnológica
Fuente: Estudio de ManpowerGroup
Y, curiosamente, las más valoradas y más difíciles de encontrar son las habilidades comunicativas y la capacidad para resolver problemas. Dos habilidades que un robot (aún) no puede hacer por nosotros.
Pienso que en España tenemos dos principales problemas:
1- Fomentar la titulitis por encima del desarrollo de las capacidades. De nada sirve tener tres masters, si te bloqueas a la hora de trabajar en equipo o liderarlo.
2- Obviar las actividades que se hacen más allá del trabajo. Lo que hacemos con nuestro tiempo libre dice más de lo que creemos. Una persona que tiene actividades fuera del trabajo no es una persona distraída, es una persona con inquietudes.
Ahora más que nunca, y viendo lo que se avecina, mi recomendación es que nos enfoquemos en tres cosas:
  1. Aprender a aprender: La capacidad para encajar en un futuro en constante cambio se medirá más por nuestra capacidad para aprender. Se puede desarrollar trabajando, pero también en el día a día cultivando hobbies. Tenemos que poner esto más en valor.
  2. Identificar habilidades adaptables: Los títulos funcionan como guía, pero no deberían definirnos. Una persona que ha trabajado satisfactoriamente gestionando equipos en un departamento X, lo puede hacer igualmente en otra parte.
  3. Cultivar el ensayo-error: No hay mejor manera de demostrar adaptabilidad y resiliencia que ser capaz de equivocarnos y aprender de ello. Es muy USA decir que de los fallos se aprende, pero es verdad.
Y cuando lleguen los robots a tu oficina, dales el trabajo monótono que no te gusta hacer y ponte a otra cosa. Que, cuando lleguen, te pillen sonriendo.
*El conjunto de datos que forma la base del informe es el resultado de una extensa encuesta a 371 responsables de talento representando a más de 13 millones de empleados en 9 sectores industriales de las 15 principales economías desarrolladas y emergentes.

Deja una respuesta